Historia

Breve historia de nuestro centro

El Colegio Público Ciudad del Aire nace integrado en el convenio de cooperación establecido entre el Ministerio de Educación y Ciencia y el Ministerio de Defensa. 

En 1979 comenzó a funcionar de forma provisional con nueve unidades ubicadas en los pisos de la calle Barberán y Collar nº 50 y 52, en una antigua Capilla y en el actual Club de Suboficiales.

Fue en diciembre de 1980, cuando se transforma en 24 unidades de E.G.B. y seis de Preescolar, ubicándose en la situación actual.

Por Real Decreto 926/1999, de 28 de mayo, es transferido a la Comunidad de Madrid.

Nuestro logotipo

Coincidiendo con el veinticinco aniversario y por acuerdo del Consejo Escolar se diseñó el nuevo logotipo como seña de identidad visual de nuestro Colegio. Se trata de una rueda dentada, símbolo de trabajo, dinamismo y enlace entre las etapas de Educación Infantil y Educación Primaria. En su interior, como imagen central, se al oloja el nombre del colegio y la localidad, con cielo de fondo azul (Ciudad del Aire) y tres hojas superpuestas en las que se simboliza: la cultura, el arte y el deporte, por tres pictogramas reconocidos universalmente.

Monumento Conmemorativo

Las hélices son de un avión Beechcraft B-55 "Barón", cedidas por el Ejército del Aire-Ministerio de Defensa, según convenio suscrito el 10 de julio de 2006 (BOE de 14-08-2006) y nos recuerda la procedencia del Centro.

Las columnas de tiza, se erigen en agradecimiento a todos los profesores y personal que ha trabajado en este Centro durante todos  los años de vida del Centro.

El monumento quedó inaugurado el 28 de noviembre de 2007, en una ceremonia que contó con la presencia del Alcalde de Alcalá de Henares, D. Bartolomé González Jiménez y el General Jefe de la BRIPAC, D. Ramón Martín-Ambrosio Merino.

COLONIA CIUDAD DEL AIRE: Calle Barberán y Collar y Calle Virgen de Loreto

El Colegio debe su nombre a que está situado dentro de la Colonia Militar Ciudad del Aire, frente a la Brigada Paracaidista, al final de las calles Barberán y Collar y Virgen de Loreto.

Calle Barberán y Collar

En la madrugada del 9 al 10 de junio de 1933 y del aeródromo de Tabla (Sevilla), despegaba el BREGUET XIX, SUPER BIDÖN, bautizado "CUATRO VIENTOS". Comenzaba así una de las mayores gestas de la Aviación Española. El raid consistía fundamentalmente en dos etapas; primera llevar a cabo un vuelo, que hasta la fecha no se había realizado: España-Cuba. Segunda etapa, Cuba-Mexico.

Sería sin duda, uno de los raids más complicados de la aviación, fue la mayor diatancia recorrida sobrevolando el mar. Un alarde de pilotaje y sobre todo de navegación.

En la segunda parte del viaje, La Habana-México, al parecer a causa del temporal creciente, "como pocos se habían visto en la época", según declaraciones obligó a Barberán a realizar una toma forzosa en la cercanía de la Sierra de Mazateca en el estado de Oaxaca. En la toma, Barberán quedó herido. Collar, intentando llegar a un lugar para pedir ayuda, se encontró con gente del lugar, que les retuvieron varios días, quizás para robar sus pertenencias y acabaron matándoles y ocultando el avión. Quizás sea esta la hipótesis más barajada.

Mariano Barberán (1885-1933) nació un 14 de octubre en Guadalajara, ciudad donde creció y estudió. Barberán tenía 21 años cuando en 1917 inicia su carrera profesional como ingeniero militar abandonando su ciudad. Sólo tardó un año en pasar a la Aviación del Ejército. Uno de los aspectos más interesantes de su vida profesional el el de técnico aeronáutico. Su formación en la Academia de Oficiales del Cuerpo de Ingenieros del Ejército es uno de los pilares sobre los que se asentó la base de la ámplia cultura aeronáutica que fue desarrollando y que le hizo destacar como pocos. Mientras otros ingenieros, militares y aviadores, avanzaban en otros campos, Barberán abre caminos nuevos a la aviación mediante la aplicación de conocimientos que inciden directamente en la mejora de las técnicas de vuelo. Pero la faceta por la que Barberán es más conocido es la de aviador de Raid y de Récord, con la que alcanza el reconocimiento internacional en su vuelo sobre el Atlántico, entre España y Cuba en 1933. Podemos decir que Mariano Barberán es un precursos de los vuelos trasatlánticos.

 

 

Joaquín Collar (1906-1933) nació en Figueras (Gerona) un 25 de noviembre. En 1927, con el empleo de teniente, ingresó en la Escuela de Aviación de Los Alcázares (Murcia) para realizar el curso de observador de aeroplano de guerra. Finalizado el curso pasó destinado a la unidad de aviación de Melilla, participando como piloto en las operaciones de guerra que allí se desarrollaban. Desde febrero hasta agosto de 1928 estuvo destinado en la escuadrilla de Cabo Juby para pasar a continuación a la Escuela Elemental de Alcalá de Henares (Madrid), donde realizó el curso de piloto. En octubre pasó destinado a la escuadrilla del Sahara donde permaneció hasta el mes de noviembre de 1930 en que pasó como profesor a la escuadra de instrucción y experimentación, en el aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid). Su elevado interés por el vuelo y una innata habilidad lo convirtieron en uno de los mejores pilotos del momento.

Calle Virgen de Loreto

La denominación de Loreto se debe a una fiel "tradición", es decir, un hecho transmitido desde el siglo XIII, al principio sólo oralmente y, a partir del la segunda mitad del siglo XV, fijado en documentos escritos.

Esta tradición narra que en el año 1291, cuando los cruzados se vieron obligados a abandonar la Tierra Santa, la Casa de la Virgen donde se encarnó el Hijo de Dios y donde pasó la mayor parte de su vida junto a la Virgen María y San José (Lucas 2,51-52) en Nazaret (Palestina) fue transportada mediante "misterio angélico" desde Nazaret a Tersaco, en Dalmacia, y desde allí, en la noche del 10 de diciembre de 1294, al "monte de laureles", en el territorio de Recanati (Italia).

El Papa Benedicto XV, por decreto de 24 de marzo de 1920, declaró y constutuyó a Nuestra Señora de Loreto patrona de todos los aeronautas. El 7 de diciembre de 1920 S.M. el Rey Alfonso XIII, previa información y petición del Provicario General Castrense, pone bajo el patrocinio de Nuestra Señora de Loreto, el Servicio de Aeronáutica Militar; desde entonces el personal del Ejército del Aire español ha encontrado en ella el apoyo espiritual y la confianza en su trabajo.

La fiesta anual de Nuestra Señora de Loreto se celebra el 10 de diciembre.